Medidas de prevención en la central de Fukushima con vistas a la temporada de lluvias

0:14 Debitto Lozano 0 Comentarios

En la central nuclear Fukushima Uno, el inicio de la temporada de lluvias plantea la necesidad de tomar medidas para hacer frente a las posibles consecuencias del aumento de las precipitaciones. En el comentario de hoy, el investigador jefe del Centro de Prevención de Desastres de Asia, Makoto Fujieda, nos habla de los riesgos y los pasos que se deberían dar.

El comentarista empieza hablando del riesgo de que el agua de lluvia penetre a través del subsuelo en los edificios de las turbinas cuyos sótanos se encuentran inundados de agua radiactiva. Además, recuerda que estas instalaciones están ubicadas justo al lado de los edificios de los reactores.

El agua subterránea puede filtrarse gradualmente a través de juntas o grietas en estructuras de cemento como las de los edificios de las turbinas. En el caso de la central de Fukushima, también podría penetrar en un túnel que conecta el edificio de la turbina con el mar en el que ya se ha detectado agua radiactiva.

Si el agua subterránea se junta con el agua radiactiva, advierte el experto, aumentará el volumen de líquido que habrá que retirar de la central. Por consiguiente el plazo de tiempo necesario para finalizar esta tarea será mucho mayor.

El comentarista prosigue explicando que tampoco se debe descartar la posibilidad de que se produzca el fenómeno contrario, es decir, que el agua radiactiva se filtre al exterior con el agua subterránea. Si esto ocurre, apunta, cuando haya lluvias torrenciales el agua de lluvia y el agua radiactiva podrían descender a una profundidad mayor en el subsuelo. Entonces el agua radiactiva podría llegar al océano, que está a corta distancia y a nivel más bajo.

En cuanto a las medidas de prevención que se deberían tomar, el experto no considera efectiva la respuesta prevista por TEPCO, la compañía propietaria de la central, tal como consta en su agenda de reparaciones. La empresa eléctrica planea construir muros de cemento debajo de los edificios que albergan los reactores y las turbinas. Sin embargo, el comentarista cree que los trabajos se demorarán tanto que no será posible terminar los muros antes de que finalice la temporada de lluvias, dentro de uno o dos meses.

El investigador propone cambiar de emplazamiento rápidamente los depósitos a los que se está transfiriendo el agua radiactiva que, una vez tratada será usada para enfriar los reactores. Recomienda, además, instalar inmediatamente más tanques de almacenamiento.

Por último, en ambos casos hará falta utilizar maquinaria pesada, ya sea para construir los muros subterráneos o para instalar nuevos depósitos. A fin de facilitar dichas tareas será necesario retirar escombros impregnados con partículas radiactivas. Después de concluir este proceso, advierte el experto, habrá que volver a medir los niveles de radiactividad en las áreas afectadas para garantizar la seguridad de los operarios y determinar cuántas horas al día pueden permanecer en la zona.

Fuente: NHK

0 コメント: