Dos terremotos de 4.9 y 5.2 en España

14:05 Debitto Lozano 0 Comentarios

"Estamos muy nerviosos, porque tememos que vuelva a haber otro terremoto"

"Ha empezado a saltar el alicatado del suelo como si estuviera vivo"
Vecinos de la localidad murciana relatan el pánico tras los dos temblores que han sacudido la zona

"Estamos muy nerviosos, porque tememos que vuelva a haber otro terremoto", asegura Paloma Sanz, residente en la localidad murciana de Lorca. Esta tarde dos seísmos, uno de 4,9 grados y otro de 5,2, han sacudido el municipio y han causado, por el momento, la muerte a diez personas, según fuentes de la delegación de Gobierno en Murcia. "El primero ha sido más largo pero más suave, y el segundo más intenso", asegura Paloma, mientras espera en la calle junto a otros vecinos a que haya nuevas réplicas.

Ocho personas han muerto esta tarde en Lorca (Murcia) y decenas han resultado heridas como consecuencia de un terremoto de magnitud 5,1, que ha sido precedido de un movimiento sísmico de 4,5, según ha confirmado la Delegación del Gobierno. -

La policía ha llamado casa por casa para desalojar las viviendas. "Nos acaban de decir que nos vayamos rápido", asegura María Alcaraz, en una entrevista telefónica con EL PAÍS. Los servicios de protección civil dirigen a los ciudadanos hacia "los parques y zonas abiertas porque han caído muchos cascotes de las casas, incluso se han derrumbado edificios enteros", cuenta Pedro, que describe "el nerviosismo" que se respira en Lorca. "Mi mujer ha visto cómo caía la torre del santuario de la Virgen de las Huertas", añade.

Los coches "estaban hechos añicos". Rosario, de 56 años, se encontraba en el barrio de La Viña, "que dicen que es el más afectado", cuando se produjeron los seísmos. "Acababa de entrar en casa y todo se me ha empezado a caer encima. La segunda nos hemos asustado y con mi hija, que está embarazada, hemos salido a la calle. La escalera estaba totalmente abierta. Se había caído el techo del edificio de enfrente y también el del centro médico", relata la mujer.

Muchos ciudadanos han resultado heridos como consecuencia del seísmo. "Justo acababa de atender a un paciente. Salimos todos a la calle y tuve que atender a gente, algunos con heridas graves, muchos inconscientes, porque las ambulancias no podían llegar. Tardaban más de 40 minutos. Justo ahora acaban de llevarse a un chaval al que le cayó una pared encima, tenía contusiones importantes", cuenta Virtudes, una médico de la localidad. En el hospital Virgen de Alcázar, no pueden pararse a hablar. "Estamos en situación de emergencia", explica una médico.

Una auxiliar de enfermería, María del Mar, sostiene que "los policías estaban muy nerviosos y nos pidieron que ayudáramos a atender heridos porque el tráfico estaba colapsado". Ahora María del Mar está en el campo, a seis kilómetros, esperando otra réplica: " Aquí estoy viendo el cielo, así que no puede caerme nada encima. Y me ha dado miedo ir a ver si mi casa estaba dañada. Es casi nueva, tiene dos años"

"Esto es un caos", se lamenta Jesús Ruiz. "Hay edificios agrietados y todo el suelo está lleno de cascotes y cornisas. He visto cómo le cosían a un chico la cabeza", cuenta Jesús, que ha vivido el terremoto en el trabajo, en un polígono industrial. Y añade: "No ha sido mi primer terremoto, pero sin duda el más fuerte".

Elíseo López, copropietario de los concesionarios de Nissan y Renault en Lorca, trabajaba en una de las naves cuando se produjeron los dos terremotos. "He sentido un estruendo tremendo, se ha empezado a mover el suelo, a saltar el alicatado resquebrajándose como si estuviera vivo", narra Elíseo, que describe la situación como "un espectáculo dantesco". En su empresa un hombre ha resultado herido al caerle un trozo de techo en la cabeza. "Otros empleado han perdido su casa, con todos sus recuerdos y su vida dentro", explica.

Sole ha vivido los dos terremotos en casa. "Salí al parque después del segundo porque mi madre tiene una minusvalía y nos han ayudado a salir la familia y los vecinos", explica desde un parque donde espera "otros dos terremotos", según les han confirmado las autoridades. Virtudes comentaba: "Estamos esperando la réplicas muertos de miedo, nos han dicho que a las ocho y media".

El seísmo se siente a 60 kilómetros de Lorca

A Cristina Selva, de 32 años, el terremoto le ha "pillado" en casa, en Murcia. "Estaba jugando con mis dos hijas pequeñas, que tienen dos años. Se movía el edificio y me he asustado muchísimo por las niñas. Las he cogido y nos hemos metido las tres debajo de la mesa a esperar que pasara", explica Cristina. "Han sido los 20 segundos más largos de mi vida", continúa. Sus padres, que viven en Lorca, le contaban que "se había caído todo de las estanterías, que había grietas en la casa y que les daba miedo dormir allí esta noche por si se caía el edificio".

La vivienda del diputado regional de IU en Murcia, José Antonio Pujante, también sufrió los efectos del terremoto: "Todos los muebles están por el suelo. Mi mujer se ha ido al campo porque no se fía", especificó Pujante que se encontraba en un mitin en Los Alcázares. Tras conocer la noticia suspendió el acto, al igual que el resto de partidos, y se desplazó a Lorca, informa Tono Calleja.

Y A 60 kilómetros de Lorca, en el municipio de Cehegín, Antonio Martínez tuvo que sostener durante varios segundos la televisión de su salita. "Si no hubiera caído", se lamenta este joven, cuya madre, Juana, pudo presenciar como todos los muebles de la casa se desplazaron hasta cinco centímetros: "Ha sido increíble, pero no ha habido grandes desperfectos".

Fuente: El Pais

0 コメント: